miércoles, 4 de noviembre de 2015

Reseña: El hechizo del Ángel - Claudia Cardozo



RESUMEN: 

Daniel Ashcroft es el único hijo de lord Ashcroft, un respetado noble de la sociedad victoriana quien, como padre, ha fallado, motivo por el que Daniel ha desarrollado una personalidad cínica y destructiva que lo han llevado desde su juventud a involucrarse en escándalos y a forjar una reputación de persona fría y distante. 

Rose Henley es la hija mayor de lord Henley, un noble rural de carácter cordial, pero flemático. Cuando su hermano menor muestra interés por el inesperado visitante de la propiedad vecina, un joven noble de mala reputación, Rose verá con malos ojos la amistad que se entabla entre ambos. Con el tiempo, sin embargo, descubrirá que Daniel Ashcroft no es lo que aparenta y conocerá también muchos de sus secretos. 
¿Podrá una mujer bondadosa como un ángel derrumbar las cínicas defensas de un hombre que se ve a sí mismo como un demonio?





Opinión personal: 

Antes que nada debo decir que al fin he tenido la oportunidad de leer una novela surgida  de la imaginación de Claudia Cardozo, hacía tiempo que ya quería leer algo  escrito por ella… y no he quedado defraudada…

Con relación a la novela, la historia comienza presentándonos a los personajes principales y nos encontramos ante Daniel, su familia y su situación personal y familiar.
Daniel Ashcroft es un heredero desilusionado de la vida y de las personas, que no tiene rumbo fijo y que vuelve a Londres obligado por el estado de salud de su padre y su posible su estatus de heredero. No ha sido un hombre correcto, ni ha llevado una vida ejemplar y  lleva a cuesta consecuencias de  varios errores de su pasado. Frío, cínico y apático vive la vida con indolencia. 

Por otra parte tenemos a Rose Henley, quien vive con su padre viudo, su hermano de 8 años Will y su Nanny quien es su confidente.
Es una joven sencilla en una casa en el campo y es feliz     con su vida bucólica y tranquila. Es responsable de llevar la administración de la casa, de los negocios e inquilinos de su padre y también de la educación de su hermano, tareas que le gusta cumplir. Es una joven responsable, que no se ha enamorado nunca, que aunque ya fue presentada en sociedad no siente apego por el mundanal Londres.

Aún cuando en principio con la presentación de la familia de Rose se me hizo un poquitín lenta, solo un poquitico (un par de páginas) debo decir que cuando surgen los encuentros entre los protagonistas la trama se hace interesante y amena y ya de ahí no paré hasta terminarla.

Básicamente estamos ante una historia de un amor,  que va naciendo poco a poco, no es amor instantáneo o a primera vista, no es así, al contrario es un amor que nace del resultado de varios  encuentros y desencuentros, y en la medida que van conociéndose la  antipatía inicial que sienten  los protagonistas el uno por  el otro va cambiando  al conocerse  más,  van descubriendo que este sentimiento de belicosidad entre ambos va sufriendo una transformación, con la consecuencia final que todas esperamos: ambos descubren  el amor. Pero no todo es felicidad, el amor de ambos deberá pasar por algunas pruebas ya que el camino aparecerán  dos personajes (Isabella y el tutor de Will) que tratarán de separarlos ¿podrá el amor de ambos superar los obstáculos? ¿será el amor entre de Rose tan fuerte que podrá superar  el pasado de Will? ¿Daniel superará  su indolencia y apatía y luchará por el amor de Rose para convencerla que ha cambiado?

Claudia sabe como  contarnos  la historia de   un alma sin rumbo, sin fe, indolente y sin ánimos de superación personal que  se transforma y puede cambiar su forma de ver la vida cuando   conoce a  la persona adecuada… a un “ángel” que puede trastocar su existencia en una forma que jamás imaginó, nos habla que si bien hay situaciones del pasado imposibles de borrar, si es posible la redención para construir un futuro mejor.

Creo que esto es lo que me gusta de la novela, que no hay un amor a primera vista ni una pasión loca en principio ni de un día para otro, sino que estamos ante ese amor que va creciendo de a poquito, en el tiempo hasta transformarse en algo real y duradero, y que logra que ambos protagonistas puedan ver la vida desde otro prisma.

Si bien la trama  es sencilla y muy romántica, no está exenta de mucha emoción, de ires y venires, de encuentros y desencuentros, de malentendidos y disgustos lo que la hacen entretenida.
Y ese es el valor de la historia, la forma en cómo Claudia Cardozo nos introduce a la vida y mundo de Daniel y de Rose, tan diferentes en su forma de ser y de vivir.

Frente a esta historia de amor Claudia nos lleva página a página a emocionarnos con los personajes y la trama. Su lenguaje es cuidado, sobrio, clásico, por lo que no cae ni en redundancias ni en la cursilería. También está bien cuidado el entorno histórico y los detalles de la época.

Los momentos románticos son muy sensibles pero no caen en la exageración, y sobre todo no abusó del tinte íntimo que hay en escena, al contrario fue muy  discreta y delicada, nos cuenta lo justo y necesario. (y  yo realmente aprecio este detalle en este género de novelas)

Una novela recomendable para las almas románticas, que gustan  leer bonitas historias de amor con un argumento definido, ameno y de fácil lectura.

He quedado con ganas de leer  otra novela de Claudia y entiendo que para complementar esta historia hay que leer En busca de un hogar y Una reunión inolvidable (en este orden sino me equivoco) así que espero pronto tener el tiempo para leer estas otras dos novelas.