viernes, 20 de marzo de 2015

Huellas


Cuando era joven me preguntaba como iba a dejar mi huella en este mundo...
Cuantas cosas locas y cuerdas pasaron por mi mente...
Cosas como ser actriz y trabajar en gringolandia, escribir, pintar...
Cosas como ir a la Universidad y salir con un diploma para hacer una exito$$a carrera...
Cosas ... cosas...
Eran solo eso... solo hice dos semestres de teatro, actuar era lo mío, pero el mundillo que hay alrededor no era para mí (era una veinteañera ingenua, de verdad que sí)...
Sobre la carrera y ser profesional no quedé en Comunicación social, por tanto mi sueño de ser cineasta se fue a pasear, no quedé en Sicología, y solo llegué a dos años de Ed.Parvularia (no pude terminar porque emigré de país)
Terminé trabajando como oficinista y me di cuenta que a pesar que huía de la rutina, ésta a su vez me da bienestar, seguridad y comodidad... me ganó la pereza...
Y cuando miro a mis hijos, sé que todo vale la pena, ellos son la huella que dejaré en este mundo, lo mas palpable y real que tengo...
Mi meta pasó a ser algo no tangible, mas espiritual porque pasé a ser  madre, amiga y formadora de dos lindas personitas... a inculcarles el ser buenas personas, honestas, leales, reales, individuales, a cultivar su esencia, su mente, a cuidar su cuerpo. No pretendo que transformen el mundo, pero si que aporten un granito de arena a hacerlo mejor...


 

La vida decidirá si veo los frutos, por ahora me dedico a quererlos y enseñarle lo bueno, lo malo, los sinsabores y que a pesar de esto deben seguir siendo buena gente, ellos serán la huella indeleble que dejaremos mi marido y yo en este mundo...