lunes, 6 de julio de 2015

Lectora por evasión...


Hace tiempo que tenía este post guardado en borrador... no me animaba a escribirlo, pero vale, es Lunes y ahí va esta crónica de recuerdos...
He leído desde pequeña, muy pequeña ...aprendí a a leer a los 4 años.
Mis primeros cuentos fueron unos libracos ilustrados de las películas de princesas de Disney. Recuerdo haber tenido algunos. Eran tipo enciclopedia,  libros grandes de tapa dura y lustrosa , el dibujo con la viñeta del diálogo, como una revista pero en libro. También leí muchos cuentos clásicos de los hermanos Grimm y de los hermanos Andersen, cuentos de hadas, brujas y princesas de todo tipo, mis papis me compraban y yo leía cuentos y mas cuentos...

Mi papá también me traía "La pequeña Lulú"  y a mi hermano le traía "Superman", pero era yo quien mas disfrutaba con las aventuras de Superman, me gustaba leer la revista mas que a mi hermanito pequeño. Encontraba genial a Lois Lane a pesar que siempre se metía en apuros.También leía Archie...
 

"Lo que hizo Katty" y "Mujercitas" fueron los primeros libros largos y sin dibujos que leí como a los 10 años, los recibí de regalo.
Recuerdo que cuando tenía 11 años me operaron de peritonitis,  un par de horas después de despertar de la anestesia pedí a las enfermeras  que me pasaran un libro que mi mamá me había dejado junto a la cama, las enfermeras quedaron sorprendidas. A esa altura de mi vida usaba lentes, así que pinta de cerebrito era lo que mas tenía.

Tenía una amiga y compañera de curso con la que intercambiaba libros, ella me prestaba las aventuras de las mellizas en Torres de Malory y otros libros,  pero además leía Esther y su mundo... Como me gustaban todas estas heroínas: Katty, Jo March, las mellizas en Santa Clara, Esther...

 




A los 12 años mi abuelo me pasó una versión adulta de la mil y una noches, un libraco de muchas páginas y unas historias que me sorprendieron y encantaron. Algo totalmente diferente a lo que había leído... pero que estas historias no restaron  mi ingenuo gusto por las inocentes historias de amor...

Leía a la vez la revista "Susy" y las fotonovelas españolas de mi mamá, estos folletines eran tan  sufridos pero me encantaban, como también las novelas hechas comic.
Y así estuve hasta que entre los 13 y 14 años... en el plan lector de mis estudios de secundaria tuve que leer "Cien años de soledad" libro que me marcó,  alucinó y me hizo descubrir el realismo mágico. Leí Doña Bárbara, Las lanzas Coloradas, El coronel no tiene quien le escriba, entre otros, descubriendo otro tipo de lectura.

También leí ediciones ilustradas ( y en parte resumidas) de grandes autores e historias clásicas como por ejemplo Oliver Twist, Tom Sawyer, Grandes Expectativas, David Cooperfield, etc. como también títulos clásicos de la Colección Robin Hood

En mi tiempo libre entre los 13 a los 15 años, leí mucho (creo que demasiado) novelas  de Harlequín(Bianca, Julia), de Corín Tellado, de Barbara Cartland... aquí es cuando descubrí que leer era una evasión para olvidar mi aburrida vida de adolescente (este sigue siendo mi placer culpable)


Durante la secundaria  leí  "buenos" libros los que eran parte del plan lector de estudios y cuando posteriormente  estudié 2 semestres de teatro leí bastante sobre el siglo de oro del Teatro español, algo de Moliere, Shakespeare, Calderón de la Barca, García Lorca, entre otros, porque formaban parte del ramo Historia del Teatro. Mi favorito de todos es La vida es sueño. También leí varios clásicos y autores contemporáneos, modernos durante este época que fue entre los 15 y los 20 años. Y recién a los 19 años descubrí a Jane Austen en una edición hipereconómica de Orgullo y Prejuicio (que aún conservo)


Los libros y novelas principalmente románticas  me acompañaron en esta etapa para evadirme de mi solitaria realidad, sin guía ni ayuda, leía lo que encontraba en el camino y a lo que podía acceder con mi presupuesto 

Leía donde fuera:en casa, de paseo en el auto, en el café, en el bus, en la playa, en el jardín, en la plaza ...siempre cargaba con un libro...


 

 


Entre los 20 y 30 años leí de todo un poco. Me prestaban libros y conocí a Isabell Allende que en esa época se convirtió en mi favorita. También  me inscribí en la compra anual de la editorial Andrés Bello y leí diferentes títulos, lo que me enviaban mensualmente pasaba por mi lectura.
Pero principalmente mi lectura recurrente han sido las historias de amor de época o góticas.Mi favorita en aquella época fue Victoria Holt.Pero también descubrí autoras como Pearl S.Buck, leí mucho de Agatha Christie. Después de tener mi primer hijo tuve un gran parón porque no tenía tiempo entre los quehaceres, bebé y trabajo y  durante mi segundo embarazo tuve que hacer reposo(5 meses) por lo que leí bastante, entre ellos clásicos como Ana Karenina, Madema Bovary, Los 3 libros del Señor de los Anillos entre otros...tuve tiempo para leer libros de muuuuuuchas páginas...

De ahí tuvo otro parón y leía muy poco libros o novelas, me desconecté, solo leía revistas, el periódico, comics...mas bien fui espectadora de tv y cine.
Retomé la lectura un poco mas seguido a partir del 2007 (con  Harry Potter) y de a poco he logrado un ritmo aceptable, pero nunca comparado a mi juventud... y aún sigo leyendo estas historias de amor  de época o modernas porque son un espacio para a veces evadirme , otras para entretenerme y otras para darle un empujón a mi ánimo lector, leer una historia romántica me deja con las ganas de seguir leyendo ¡lo que venga!
 

Pero echo en falta el haber tenido alguien que me recomendara lecturas, para no haberme quedado pegada en las historias de amor y haber tenido oportunidad de leer mas clasicos para haber tenido un baggage mas amplio de conocimiento. Nunca me interesó leer para "intelectualizarme" y creo que eso me faltó un poco.




Pero ya no fue y a esta altura, he decidido que leer me gusta mucho y que seguiré haciendolo por "diversión", para "evadirme" no para intelectualizarme...quizás para seguir educandome a pesar de no querer leer libros densos ni autores muy bien recibidos por la crítica, pero que son soporíferamente aburridos, pero entre lectura por evasion, me doy un tiempo para leer clásicos, eso sí, a esta edad no voy a leer Ulises, ni El príncipe, ni filosofía o ensayos, no ... a menos que algo así me enganche, pero creo que por ahora paso y leeré por evasión y diversión lo que los intelectuales llaman lectura de ama de casa (pero no las 50SG) o libros rosas, o románticos... lo importante es que las ganas de leer no decaiga...hoy por hoy no me importa ni me interesa ser catalogada por las lecturas pendientes en mi velador, a pesar que el prejuicio existe. Por eso finalmente me considero una lectora de libros románticos y de temática algo light a veces. Es lo que hay.

Lectora para evadirme mas que para educarme...