miércoles, 14 de diciembre de 2016

Reseña: La hija del curandero - Amy Tan

SINOPSIS/RESUMEN:

Esta es la entrañable historia de dos generaciones de mujeres unidas por la herencia de la sangre y las cualidades inefables del amor.

La anciana LuLing comienza a escribir todo lo que recuerda de su infancia y juventud en China. Una vida azarosa de leyendas, fantasmas, maldiciones y amores. Su hija Ruth, una escritora de libros de encargo sumida en problemas existenciales, empieza a sospechar que su madre está muy enferma. Entonces descubre los escritos de LuLing, y se abre ante ella un pasado rico y revelador. Las páginas caligrafiadas de la anciana encierran una verdad íntima que nunca fue capaz de contar a su hija, pero que al mismo tiempo desea que esta no olvide. En el transcurso de un año, madre e hija reconcilian sus historias y conjuran el pesar de sus sueños rotos.








OPINIÓN PERSONAL: 


'' La hija del curandero ''  empieza con un breve relato sobre la relación de Luling y su Tita Querida en algún lugar de China. Luego la historia salta a la actualidad en  California y nos muestra a a Ruth, una mujer estadounidense de origen chino de 40titantos años,  cuya relación de 10 años con el hombre que ama se está deteriorando por razones que no entiende. Tiene una relación complicada y distante con su madre a quien no entiende, y cuando su madre muestra signos de demencia, Ruth de repente es consciente de lo que significa la pérdida de la memoria de su madre, en la búsqueda de ver que hace con su vida, con su pareja y con su madre, encuentra una especie de diario de vida que su madre tenía escondido y escrito en chino, busca un traductor quien le entrega a Ruth traducido la historia de vida de Luling, su madre.
La segunda parte de esta novela, es la historia central que  nos cuenta la vida de Luling, su infancia, adolescencia  y juventud en China, de la guerra, de la orfandad, y de cómo  llegó a Estados Unidos. Esta historia fue escrita por Luling  a través de los años porque no quería olvidar, la escribió para recordar quien fue y para enseñarle a su hija en que consiste la herencia que le va a dejar, que no es material sino espiritual, escribe para recordar, por si algún día  se ve obligada a  olvidar… Mientras Ruth  lee y descubre la verdadera historia de su madre  en China es que empieza por fin a  entender  quien es Luling y toma  sentido de los acontecimientos que rodearon su vida y de la importancia en aquellos.

La última parte de la novela está centrada una vez más en Ruth , en  lo que se ha ganado con como persona con el conocimiento de su herencia familiar y en las decisiones que va tomando para rearmar su vida, y en cómo va rehaciendo sus relación con Luling y con su pareja.

 La primera parte de la novela pareciera que nada dice, nos cuenta la vida de Ruth, la que está llena de detalles ordinarios, cotidianos, su vida es un ir y venir sin mayores constantes, su mundo actual es sombrío y triste por lo que pareciera que cuando la historia se detiene en Ruth se ralentiza, pero es que si no conocemos lo que piensa, siente y como vive, no entenderemos el cambio que se produce en ella cuando termina de leer la historia de Luling, la verdadera historia de su madre,  porque es allí cuando comienza a conocerla y a amarla profundamente y se van  produciendo pequeños cambios en su vida. La mejor parte de la novela y donde la lectura se ameniza y se hace fácil y rápida de leer es cuando conocemos la historia de Luling en China. Luego vuelve a ese ritmo pausado cuando Ruth ha terminado de leer la historia.

Es una novela que me costó empezar a leer por su lento comienzo y porque pareciera que nada dice. También es la primera vez que leo una novela de la autoría de Amy Tan y seguí avanzando porque me he dado cuenta  que los autores asiáticos tienen otra forma y otro ritmo para contar las historias. Debo decir que la lectura no me defraudó. La novela me gustó, me sentí identificada en algún sentido con Ruth,  entendí su problema generacional con relación a su madre (si bien yo tengo una excelente relación con mi mamá, no por eso dejé de entender los problemas que se suscitaron en su infancia y adolescencia).

Y esto es lo que me gustó, es un libro que nos habla del tema generacional y la relación madre-hija, mas aún nos habla que entre ellas hay  un tema de diferencia (o choque) cultural, Luling siendo china tiene crianza y creencias muy diferentes a la cultura pop de los gringos en la que se crió Ruth, que si bien Luling trató de enseñar a su hija (como cuando le enseña a leer y escribir en caracteres chinos) hay una reticencia en Ruth a querer aprender. 

La novela nos lleva por un viaje en la historia entre dos guerras (Japón-China y Japón-EE.UU) hay mucho cuento, mucha historia, mitología y vivencias en los personajes. Y, las historias que tienen tanto que contar, que contienen tanta palabra, que me hacen viajar, que cuentan historias de mujeres, que contienen pequeñas historia dentro de un marco histórico, que muestran  emociones...  me gustan mucho, y esta novela la disfruté, me gustó  su ritmo tranquilo, pausado,  algo lento, un poco melancólico y lleno de  nostalgia. 
Me gustó el desenlace donde los desencuentros entre una madre y una hija tienen un final emotivo, donde las parejas se encuentran y donde Ruth por fin empieza a encontrarse a sí misma.
Recomiendo esta novela a quien le interese los temas íntimos, la Historia, a quien le guste la cultura asiática, a quien no tenga prisas en leer, a quien tenga tiempo de disfrutar de las palabras más que la acción...
  Seguiré buscando leer otras historias de Amy Tan.
 4/5