miércoles, 23 de noviembre de 2016

Reseña: El jardín de al lado - José Donoso

SINOPSIS
Una novela sobre el fracaso, pero también, de algún modo, sobre la salvación. Desgarrada y tragicómica, cotidiana y patética, explora los laberintos de la marginalidad interior, mas allá de los destierros obligados o voluntarios, de las miserias físicas o de las ambigüedades del deseo.
Publicada por primera vez cuando José Donoso iniciaba su regreso a Chile, El jardín de al lado es una novela sobre el fracaso, pero también, de algún modo, sobre la salvación. 


Ficha Técnica
Título: El Jardín de al lado
Editorial: Espasa Calpe. ISBN: 325629
Autor(es): José Donoso
Color de páginas: Blanco y negro
Formato: 20.5 cm x 12.4 cm x 1.5 cm
Nº páginas: 272
Encuadernación: Tapa dura
Tipo: Libro impreso
Fecha de Edición : 1/1/1981






Resumen y opinión personal:


Julio Méndez y su esposa, Gloria, ambos en la cincuentena de edad, exiliados de la dictadura chilena, viven en España específicamente en Sitgar, España.
Son un matrimonio desgastado, enviciados en el alcoholismo y gran adicción al valium que ambos comparten. Julio Méndez es un escritor chileno que vive en el éxito de su única novela publicada y él es permanentemente presionado por su agente literaria  Nuria Monclús que lo insta a reescribir su último manuscrito, el que encontró que no era bueno, lo que además tiene a Julio frustrado y deprimido.
La novela empieza cuando su amigo de la infancia, Francisco Salvatierra (adinerado pintor), le propone  a Julio que cuide su casa en Madrid durante las vacaciones de verano. Julio toma esta petición como una posibilidad de cambiar el ambiente para poder reescribir su manuscrito, y como no tiene dinero para ir a otro lugar a veranear, acepta la propuesta.
La pareja tiene un hijo Pato (o Patrick como se hace llamar) que no vive con ellos y sobre su vida y los conflictos que tiene con su padre se van  revelando al transcurso de la historia.
Antes de ir a Madrid, van a una de sus frecuentes fiestas que dan otros exiliados (de diferentes nacionalidades suramericanas) en la playa y además se reencuentran con un adolescente hijo de otros amigos exiliados que se hace llamar Bijou, quien además es muy amigo de su hijo Patrick.
Estando en Madrid, Gloria aprovecha el tiempo para ir a museos y de tiendas junto a una amiga, mientras que Julio se queda en casa tratando de  trabajar en su novela, instalándose frente a una ventana con vista al jardín de sus vecinos temporales. La casa de al lado pertenece a un miembro de la nobleza aristocrática madrileña que ha salido de vacaciones, y uno de sus hijos con su esposa e hijos viven en una casa aledaña al palacete. Desde las ventanas del departamento de Salvatierra, Julio observa el jardín de al lado y las  fiestas que la dueña de la casa tiene junto a unos amigos, se obsesiona con ella, y la observa, descubriendo que tiene un romance con uno de ellos y que Julio  apoda como el ''guapo-feo''.
Alrededor de Julio y  Gloria se encuentran Katy la amiga de esta, y Bijou que reaparece en la vida de este matrimonio y los visita con frecuencia dándole varios dolores de cabeza por su forma de ser y actuar. Julio además recibe la noticia de su madre en Chile y su hermano le dice que deben vender la casa materna para pagar deudas, cuentas y gastos médicos y recibir cada uno su parte, a lo que Julio se niega en un intento de retener su pasado.
El robo de uno de los cuadros de Pancho, el crimen hecho por Bijou, lleva a Gloria a una crisis extrema que sin poder aguantar más, entra en un ataque depresivo, tomando mucho alcohol y valium, que la mantiene en cama sin deseos de hablar y aislada por el resto de la temporada en Madrid y cuidada las primeras semanas por Carlos Minelbaum, un amigo sicólogo argentino y también exiliado quien se hace cargo de su terapia.
Durante este período, Julio logra terminar su novela, dándola a su agente literaria, Núria Mónclus, para su publicación, pero la novela es rechazada. Por tantos problemas, Julio buscando escapar de la desgracia  y de las culpas que le rodean, ya como escritor, padre, esposo y también como hijo (al no ir a ver a su madre que estaba en estado crítico y un tiempo después, muere), acaba robando uno de los cuadros de Francisco Salvatierra para venderlo y con el dinero se con su mujer a Marrakesh, Africa a visitar a su hijo Patrick.

Hasta aquí se puede resumir la novela, y agregar que en el capítulo final la historia da un giro inesperado que sorprende al lector, donde se definen las vidas de los protagonistas y de su futuro, este final debo decir que me sorprendió gratamente y en algún momento pensé: y porque Julio no escribe sobre... en fin... alguien mas tuvo la ocurrencia.

Si bien pude en  pocas palabras describir la historia de Julio y Gloria(y con ayuda de varias fuentes), la novela en sí no es fácil de leer. 
La historia se ralentiza en varias ocasiones y no tiene acción porque es una historia intimista, que nos habla de una relación matrimonial desgastada, de seres que siguen juntos por la costumbre, porque no tienen a nadie más que a ellos mismos viviendo en un país que no es el suyo, donde ambos se tiene aún cariño, pero el fastidio y la rutina los han enajenado llevándolos a odiarse y discutir por casi todo. Nos habla de los problemas generacionales y sobre las frustraciones de cada uno de sus personajes quien a lo largo de la historia van dejando que los descubramos para conocer sus debilidades y fortalezas. Una novela que habla del interior del ser humano de sus miserias, deseos, pasiones, fracasos, tristezas…Es una crítica a la sociedad de aquellos tiempos (esta novela no solo transcurre en los ’80, sino que fue escrita en esa época).
Encontramos diversos personajes que viven alrededor de Julio y Gloria con características muy propias de la época que vivieron y la que viven como exiliados. Ese es el punto de encuentro entre ellos, el haber tenido que dejar su país de origen por cuestiones políticas, encontrándonos con personas de diferentes nacionalidades y cada una con sus historias de dolor, cada uno enfrentando el exilio a su manera.

Esta novela la había empezado a leer hace un año y la dejé. Este año quise retomarla y debo decir que esta vez me sentí preparada para leerla. Me identifiqué con los personajes en algunas situaciones, no es de lectura rápida ni la prosa es fácil, Donoso recurre mucho  a referencias intelectuales de arte, poesía, escritura, etc. en sus diálogos y descripciones. Como dije es algo lenta, pero creo que vale la pena leerla. Finalmente se podría decir que  las personas pueden redimirse y también lograr un cierto equilibrio (creo que un exiliado nunca logrará conseguirlo por completo) con relación a las frustraciones y a lo que anhelamos con tanto empeño.

Solo recomendable para quienes buscan lecturas diferentes, intimistas, que no van a la acción sino a lo que está intrínseco en las personas. Recomendable para quien quiera leer a Donoso  porque esta novela es corta, y sobre todo interesante. A mí me llevó a reflexionar y si bien su desenlace se podría considerar  “feliz” no por eso no deja de ser un relato amargo y triste.

4/5