martes, 7 de abril de 2015

Y todas íbamos a ser reinas...


En un día como hoy nació   Gabriela Mistral, única poetisa chilena ganadora del Premio Nobel.
Una vida llena de sacrificios en su infancia y adolescencia, como de tragedias que marcaron su vida y su poesía.

Nombre: Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga

Fecha de nacimiento: 7 de abril de 1889 en Vicuña, Chile
Fecha defunción : 10 de enero de 1957 a los 67 años en Nueva York, EE.UU.
Nacionalidad: Chilena
Ocupación: Poetisa, diplomática y docente.
Género: Poesía
Premios: Premio Nobel de Literatura (1945)
                 Premio de Literatura de Chile (1951)
"Desolación", "Besos", "Caricia", "Canción amarga", "Piececitos" y "Dame la mano" son algunas de sus obras fundamentales.






 


HOMENAJE EN GOOGLE:






Gabriela Mistral fue galardonada en 1951 con el Premio Nacional de Literatura de Chile. Ha sido asimismo la primera ganadora del Premio Nobel de Literatura de América Latina. Además de poeta, fue una destacada profesora tanto en su Chile natal como en el exterior. Existe desde 1997 en Chile la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, así como también su imagen figura en un billete. 


El año pasado en mis vacaciones de verano estuve en Vicuña y pasé por el museo dedicado a su memoria y obra el que está ubicado en el terreno de la pequeña casa donde vivió en Vicuña. No alcancé a visitar Montegrande.
Disfruté visitando el museo, la casa, y como siempre que leo algo sobre Gabriela o la veo en fotos sentí la grandeza de su persona, de su historia, de su escritura, sus sentimientos que me hacen sentir nostálgica y meláncolica, pero admiradora de su templanza y su obra.
Sobre los libros que se han escritos de ella he leído : 
Gabriela Mistral, rebelde magnífica (1957) de la autora Matilde Ladrón de Guevara.

Fuente y link para mas información: 


http://www.mgmistral.cl/634/w3-channel.html
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3429.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Gabriela_Mistral


Todas íbamos a ser reinas



Todas íbamos a ser reinas,
de cuatro reinos sobre el mar:
Rosalía con Efigenia
y Lucila con Soledad.

En el valle de Elqui, ceñido

de cien montañas o de más,
que como ofrendas o tributos
arden en rojo y azafrán,

Lo decíamos embriagadas,

y lo tuvimos por verdad,
que seríamos todas reinas
y llegaríamos al mar.

Con las trenzas de los siete años,

y batas claras de percal,
persiguiendo tordos huidos
en la sombra del higueral,

De los cuatro reinos, decíamos,

indudables como el Korán,
que por grandes y por cabales
alcanzarían hasta el mar.

Cuatro esposos desposarían,

por el tiempo de desposar,
y eran reyes y cantadores
como David, rey de Judá.

Y de ser grandes nuestros reinos,

ellos tendrían, sin faltar,
mares verdes, mares de algas,
y el ave loca del faisán.

Y de tener todos los frutos,

árbol de leche, árbol del pan,
el guayacán no cortaríamos
ni morderíamos metal.

Todas íbamos a ser reinas,

y de verídico reinar;
pero ninguna ha sido reina
ni en Arauco ni en Copán.

Rosalía besó marino

ya desposado en el mar,
y al besador, en las Guaitecas,
se lo comió la tempestad.

Soledad crió siete hermanos

y su sangre dejó en su pan,
y sus ojos quedaron negros
de no haber visto nunca el mar.

En las viñas de Montegrande,

con su puro seno candeal,
mece los hijos de otras reinas
y los suyos no mecerá.

Efigenia cruzó extranjero

en las rutas, y sin hablar,
le siguió, sin saberle nombre,
porque el hombre parece el mar.

Y Lucila, que hablaba a río,

a montaña y cañaveral,
en las lunas de la locura
recibió reino de verdad.

En las nubes contó diez hijos

y en los salares su reinar,
en los ríos ha visto esposos
y su manto en la tempestad.

Pero en el Valle de Elqui, donde

son cien montañas o son más,
cantan las otras que vinieron
y las que vienen cantarán:

«En la tierra seremos reinas,

y de verídico reinar,
y siendo grandes nuestros reinos,
llegaremos todas al mar».







Imágenes del museo ubicado en Vicuña.