sábado, 13 de diciembre de 2014

Navidad...

Durante muchos años hice árboles de tamaño medio, pues viví en departamentos pequeños a medianos.
En el año 2010 compramos casa (una gran casa de 102 mts) y por tanto con un living cómodo, pero  el primer año puse mi pequeño arbolito...

 

Al año siguiente y siguiente y siguiente puse un gran árbol, aprovechando la amplitud del living que  daba para eso.

 

Pero este año mis hijos han crecido, aunque la magia de la navidad no se ha perdido, si la inocencia y diversión de esperar al "viejito pascuero" como le decimos acá.
Como en la práctica soy quien hace el árbol ayudada siempre por mi hija de 10 años (mi hijo, de 14 años, nunca ha sido muy entusiasta de esta tradición de armar el arbolito), así que nuevamente volví al árbol pequeño, pero no por eso menos iluminado y como dice la tradición, con adornos nuevos recién comprados mezclado con los regalones mas antiguos. Confieso que este año me dio algo de pereza armar un árbol grande que año a año había ido llenando espacio con adornos, regalos, etc.
Solo pensar en desarmarlo, hizo que tomara la decisión de volver a mi pequeño árbol.
Lo hice los últimos días de noviembre, porque iba a un curso de dos dias el 2 y 3 de diciembre y no quería que el mes navideño me pillara sin armar  el árbol .  En un dos por tres tuvimos listo el árbol (bueno igual fue mas de una hora y eso que no hicimos la tradición este año de poner la música navideña) Pero me fui a Santiago  a la capacitación con la misión cumplida.
Quizás el próximo año vuelva el árbol grande, pero en realidad entre nuestro "original" bar y la biblioteca está como difícil acomodarlo... bueno ya veremos que sucederá en el futuro, por ahora, les dejo algunas pics de como quedó.


Y termino con dos pensamientos que encontré en internet que refleja un poco el espiritu navideño que se ha perdido y que queremos reencontrar...




Yo quiero en esta navidad, poder armar un árbol dentro de mi corazón y colgar en él, en lugar de esferas regalos y adornos, los nombres de mis más queridos amigos, familia, y gente a quien amo, los que viven lejos y los que viven cerca, los antiguos y los más recientes, los que veo todos los días y los que raras veces veo, lo que siempre recuerdo y los que a veces olvido, los de las hora más difíciles, y los de las horas intensamente felices!, los que sin querer me hirieron, aquellos que conozco profundamente y aquellos que conozco poco, mis amigos humildes y mis amigos importantes, los que me enseñaron valiosas enseñanzas y los que tal vez un poquito aprendieron de mi, quiero que éste árbol tenga raíces profundas y fuertes!para que os nombres de mis amigos, familia y seres queridos nunca jamás sean arrancados de mi corazón, y que sus ramas se extiendan gigantes! para colgar nuevos nombres que venidos de todas partes se junten con los existentes, un árbol de sombra agradable, para que nuestra amistad, amor confianza y cariño sea un momento de reposo en la lucha diaria de la vida, quiero que el espíritu de la navidad haga de cada deseo la más hermosa flor! de cada lágrima una sonrisa! de cada dolor la más brillante estrella! y de cada corazón una dulce y tierna morada para recibir a Jesús.....
FELIZ NAVIDAD!!!!

Colaboración de Magali Sauceda
México

Regresa Navidad

Han cambiado los deseos,
Ha cambiado navidad,
Han cambiado los tiempos,
También la sociedad.
Ha cambiado la vida,
No lo puedo discutir,
Más navidad querida,
Vuelve a relucir.
Ahora solo escucho
"¡Cómo compro estos regalos!"
No se acerca ni por mucho
A "Es tiempo para amarlos."
Olvida los regalos,
Querida navidad,
El espíritu danos,
Regresa la amistad.
 Colaboración de Mariana Durán
México