miércoles, 2 de marzo de 2016

Reseña: La salvación de una santa


RESUMEN/SINOPSIS:

Un asesinato que parece imposible, tan meticuloso como terrible, cometido por unos motivos aún más estremecedores. La víctima, Yoshitaka Mashiba, un rico empresario de Tokio, muere un domingo cuando está solo en su casa. Ha sido asesinado con una taza de café envenenado. Estaba a punto de abandonar a su esposa, Ayane Mashiba, que se convierte en la prin- cipal sospechosa. Pero Ayane tiene una férrea e irrefutable coartada: cuando su esposo murió ella estaba a más de cien kilómetros de distancia.

¿Cómo llegó, pues. el veneno a la taza de café? El profesor Yukawa deberá utilizar todo su talento para ordenar las pistas y encontrar la verdad, a través de una atmósfera cautivadora, claustrofóbica y a la vez extremadamente pulcra y ordenada, que nos sumerge en un «crimen doméstico» donde los elementos de la cultura japonesa emergen en su vertiente más fría, calculadora y pura.
Maestro de la «lab lit» o literatura de laboratorio, Higashino construye una novela magistral a través de un procedimiento policial ultradetallado. Un libro que emocionará a todas aquellas mentes que disfrutan con el juego de la deducción, con un giro inesperado que asombrará y sorprenderá al más experimentado de los lectores.

AUTOR: Keigo Higashino
Páginas: 344 
Formato: 15 x 23 cm
 ISBN: 978-84-666-5276-6


OPINIÓN PERSONAL: 
Compré esta novela desconociendo totalmente a su autor.
Me interesó porque el escritor es japonés, por el resumen de la contraportada y porque indicaba que era del género novela negra.
En realidad la novela es policial más que nada, donde nos encontramos con un asesinato que en principio se toma como un suicidio dado sus características. De novela negra tiene poco o nada.

La novela  tiene un punto en contra, y es que desde el principio se sabe quién es el o asesino, lo que le quita misterio ... y aquello que me gusta a mí, que es elucubrar, adivinar quién podría ser el culpable y esto le resta entretención.

El crimen es muy elaborado y los detectives se dan vueltas tratando de dilucidar como ocurrió, lo que redunda en diálogos algo largos, entrevistas reiterativas a los sospechosos por el mismo tema, etc.ralentizando la narración lo que la hace a ratos algo cansina.

Para ser un escritor oriental su novela es moderna, ya que en ella no vemos al Japón tradicional, y la trama gira en torno a protagonistas que son gente acomodada y profesional, con buen estatus social que viven aceleradamente y buscando el éxito.

Si bien la novela es contemporánea, en un Japón moderno y acelerado, una cae en la cuenta que son asiáticos cuando lee los nombres de los personajes lo que hizo en un principio que se me hiciera algo  difícil si el personaje era varón o mujer , y además retener los nombres, pero solo en principio porque  una vez que los nombres se hacen “comunes”, se puede “visualizar” al personaje en cuestión…y quizás ser asiáticos es lo que puede de alguna manera “marcar” el ritmo de la historia, la forma de ver los hechos y la manera de presentar los personajes.

Sabiendo quien era el asesino ¿que me llevó a leerla? El interés de saber  cómo ocurrió el crimen (la forma) y porque, lo que no queda totalmente satisfecho ya que el autor mas que ahondar  en el motivo para ejecutar el asesinato o en la personalidad de los personajes da mucha importancia a como fue el “modus operandi” del culpable. Si bien conocemos el motivo o razón para cometer este crimen, me parece que no es suficiente para  poder decir que me gustó la novela  o que su trama es completa y perfecta, no llega a ese nivel, entretiene en algunos pasajes, pero decae por este ritmo lento de contar los hechos, digamos que es casi como un CSI pero que se alarga yo diría innecesariamente.

También hay que considerar que la cultura japonesa (y la asiática) es muy distinta a la occidental por tanto la narrativa es distinta, como la forma de actuar ante un homicidio, quizás por eso me costó enganchar.

He leído que el autor tiene muchas novelas en su haber, que incluso han sido llevadas al cine y Tv, es muy famoso en Japón y sus novelas son betseller. También he leído que su novela La devoción del sospechoso X, es una de las mejores que ha escrito. Bien, tengo tres elecciones: 1.ver alguna de las adaptaciones en el cine 2. Leer la que se considera su mejor novela quizás para conocer que lo hace ser tan leído en Japón o 3. Olvidarme por un tiempo de Keigo Higashino y continuar leyendo a Agatha Christie, PD James  o Pierre Lemaitre  que son autores que no defraudan.
Creo que me decantaré por la opción  Nº3…

Por cierto, el título en japones es ... no lo sé exactamente... no he podido encontrar una buen traducción, por lo que aún busco entender el porque lleva este título en español...


2/5