domingo, 4 de octubre de 2015

Hiatus accidentado y obligado

Les cuento que el miércoles al salir de la oficina (de un 3er piso) salí tan acelerada (iba a buscar a mis peques al cole) que bajando al segundo piso  confundí el penúltimo escalón con el último, se hicieron ambos un solo laaaaaaaaargo peldaño y caí al infinito (es que soy bien bajita).
Gracias a Dios que el Conserje escuchó el golpe que di al caer (mas algunas palabras que proferí ad-hoc al ir cayendo) y me fue a ayudar, yo casi ni podía hablar porque me sentía fatal y con ganas de puro llorar, luego un colega de oficina procedió literalmente a recorgerme ...
En la mutual me diagnosticaron un esguince en tobillo derecho de primer grado(nada de cuidado según el doc de turno, que cuando me atendió estaba practicamente al lado del reloj control  timbrando la salida)  además de la rodilla izq. Hinchada y morada, dolor en el cuerpo y el sentimiento de sentirme sumamente torpe y vulnerable... debo aprender a no acelerarme...
No me dio reposo y me fue a buscar mi marido con nuestros hijos.
Llegué a acostarme, tomar los medicamentos y dormir.
Al otro día como era de suponer amanecí muy adolorida y con el tobillo hinchado. Cuento corto: volver a la mutual (y estaba lloviendo además) para que me dieran reposo. Mañana Lunes vuelvo a trabajar.
Estuve en cama estos días y no me pude pasar por acá, ni preparar las entradas y reseñas .
Supongo que en la oficina me recibirá papeleo pendiente, así que seguiré un par de días con este Hiatus obligado hasta organizarme.
En cuanto pueda me pondré al día con el correo.
Si bien la hinchazón bajó y puedo pisar, aún tengo dolor, y no me he recuperado totalmente,pero estos  doctores tan jóvenes no comprenden que las señoras a cierta edad nos cuesta recuperarnos mas rapidamente, y no soy alharaca, sino que este incidente me pilló algo down de ánimo...
Nos  leemos  pronto.