miércoles, 6 de abril de 2016

Reseña: Catalina, virgen y viuda

 

SINOPSIS/RESUMEN:
Fue consumado el matrimonio? La infanta Catalina, hija menor de Fernando e Isabel, se casó con Arturo, príncipe de Gales y al enviudar, esta fue la pregunta que se hicieron todos y que ensombreció su vida. 
Solo se pagó la mitad de la dote y su posición era dudosa. Vivía en la mas absoluta pobreza en la Casa Durham; vestía harapos; se alimentaba de los pescados, y se vio envuelta en las intrigas de su dominante dama de compañía, dona Elvira. Estos hechos culminaron en el mas importante de los casamientos reales, en un marco de intrigas inglesas y españolas. Es la historia de una joven, viuda y sin embargo virgen, que queda a merced de dos poderosos e insensibles monarcas y de un travieso y apuesto príncipe, el futuro Enrique VIII que es el único en poseer el poder de rescatarla, colocando una corona sobre su cabeza. 
Jean Plaidy, la mas afamada escritora actual de historia novelada, inicia con este volumen su trilogía acera de Catalina de Aragón.

OPINIÓN PERSONAL:

He terminado de leer Catalina, virgen y viuda escrita por Jean Plaidy y que forma parte de una saga sobre las esposas de Enrique VIII.
Debo confesar que siento bastante curiosidad por ciertas  épocas  históricas y una de ellas es la que enmarca la vida de Enrique VII y sus 7 esposas. He visto muchas adaptaciones al cine y tv y por eso me tenté a comprar este libro en una tienda de libros usados. Ahora bien, en general he leído y visto la parte romántica del tema, también es interesante ver el contexto político, social y religioso de la época para entender los acontecimientos.
De la autora había leído varios libros unos bajo el seudónimo de Victoria Holt y otros de  Jean Plaidy , bajo este último seudónimo escribió novelas de carácter histórico.
Esta novela trata de la primera esposa de Enrique VIII,  Catalina de Aragón y de cómo llegó a ser reina de Inglaterra. Es un primer libro que abarca la llegada de la Infanta a Inglaterra para casarse con el sucesor de la Corona  el príncipe Arturo, primogénito del Rey .
La autora escribe de manera clara y siguiendo los acontecimientos en forma cronológica y explicativa, y con esto me refiero a que no es necesario saber de Historia para poder entender el contexto político y social de la época, porque Plaidy escribe con una prosa sencilla, austera y poco remilgada contando los sucesos en forma clara. Si bien le da un cierto carácter de “heroína” a la protagonista de la historia, no resulta tan alejada del personaje histórico.
En este tipo de novelas, no es posible determinar cuanto hay de real o ficción en el carácter de los personajes, la historia a mi parecer nunca es rotundamente objetiva en los hechos, me refiero ¿quién sabe realmente como fueron los hechos y personas en el pasado? por lo que muchas veces el verdadero trasfondo (personal, político,social) tiene ese margen de duda ante la veracidad de los hechos contados porque siempre serán vistos desde el prisma del escritor, en este caso de Jean Plaidy que suele tener una visión algo romántica de los personajes y hechos, quizás mas suavizada de lo que fueron realmente los acontecimientos, pero esto no resta para nada la lectura que a mi se me hizo supera amena e interesante.
Catalina de Aragón es un gran personaje y así lo avalan los historiadores, estuve leyendo un poco mas sobre ella en la web para entender un poco que tan bien la había retratado J.Plaidy y me parece que no se aleja a lo que hay escrito sobre esta Reina, muchos coinciden en que fue una esposa fiel, íntegra, una mujer culta, estudiosa, inteligente y que trató de cumplir a cabalidad su rol como reina consorte. Una mujer con principios bastantes firmes que según cuenta la historia se apoyaba en sus creencias religiosas.

Su vida fue azarosa, sufrida, dependiente de otros que eran quienes decidían sobre su futuro y en caso alguno tuvo poder para decidir que hacer con su vida, ni elegir mucho menos a sus esposos.
Y la lectura me lleva a un tema de reflexión, me parece que el papel de las princesas era trágico y bastante triste, ya que  eran usadas como meras transacciones para crear vínculos y alianzas políticas, para sumar territorios  y riquezas a los  reyes, al menos en la mayoría de los casos porque hay algunas excepciones, pero su destino no era de influir en el rey o en política, sino de procurar un heredero a la Corona, por lo que pasaban parte de su vida embarazadas y pariendo hijos, con preferencia clara que estos fueran varones, so pena de ser repudiadas, por tanto  mientras mas hijos mucho mejor porque la mortandad entre los infantes de esa época era bastante alta y su deber era procrear un futuro rey, .
Un triste destino para estas princesas que  con suerte se casaban  con un joven príncipe, porque  si no les  tocaba un rey anciano, eran  exiliadas como mercancía a países con idiomas y culturas distintas y desconocidas, y si quedaban viudas pero eran jóvenes y fértiles muchas veces las obligaban a volver a casarse para crear nuevas alianzas… Y así fue el caso de Catalina, una vez viuda fue prometida al hermano pequeño de su esposo fallecido, pero por cuestiones de dote y de su viudez fue relegada y confinada lejos de la Corte, su país España estaba en guerra por tanto sus padres no podían hacerse cargo de su situación y no pagaron la dote completa por lo que   estuvo años viviendo en la miseria y vistiendo andrajos a pesar de ser hija de reyes,  Infanta y viuda del Príncipe de Gales, fue usada por sus padres y olvidada a su suerte por cuestiones monetarias… Estuvo a punto de ser prometida para el anciano rey Enrique VII, lo cual fue desechado. Muchas veces desconocía que sería de su suerte y su porvenir, y vivió gran parte de su juventud con la esperanza de volver a España . Una princesa española desarraigada de su tierra a la cual nunca más volvió a ver, como tampoco a sus padres ni a sus hermanos vivos, y terminó viviendo en un país frío con un idioma distinto, adaptándose a las circunstancias y tratando de cumplir su papel de la mejor manera. El deber, esto era lo principal, entonces... ¿quién dijo que ser princesa en esos tiempos era una suerte?
Era terrible para aquellas mujeres que no tenían independencia ni la libertad para decidir, que fue en el caso de Catalina, destinada a sufrir tanto como princesa como posteriormente como Reina consorte. Pero ese es otro libro y otra historia que tengo pendiente de leer.
Recomiendo este libro porque no es denso, es bastante didáctico y la cuota de romanticismo lo hace facilísimo de leer. En resumen Jean Plaidy escribe pasajes históricos de manera muy amena y sencilla , si bien tiende a tener una mirada o  visión con influencias muy románticas en sus narraciones (supongo que es debido a que escribe novelas románticas con otros seudónimos) es una forma bastante entretenida e interesante de disfrutar y adentrare en  la Historia, en este caso de la dinastía de los Tudor.
4/5




SOBRE LA AUTORA:
Jean Plaidy es uno de los seudónimos de Eleanor Alice Burford Hibbert , escritora inglesa nacida en 1906 en Kensington y fallecida en 1993 en el Mar Mediterráneo, en algún punto entre Grecia y Port Said, Egipto.
 
Muy prolífica autora, publicó cientos de novelas, muchas de ellas con el pseudónimo de Jean Plaidy. 

No fue este su único alias: dependiendo del género de sus novelas usó, también, otros como 
Philippa Carr, Victoria Holt 
, Eleanor Burford, Elbur Ford, Kathleen Kellow y Ellalice Tate.
 
Se inició en la literatura con obras “serias”, pero un editor le recomendó que se dedicara a algo más banal como la novela romántica o gótica, para lo cual (dado que no eran géneros que leyera) tuvo que documentarse comprando cincuenta libros de esta temática. 

Desde que en 1949 publicó su primera novela romántica e histórica, bajo el pseudónimo de Jean Plaidy, publicaría hasta el final de su vida un centenar de novelas de este tipo. 

Su primera novela romántica de ambiente gótico, 
Mistress of Mellyn, ya salió firmada por Victoria Holt, siguiendo un consejo de su editor

. 
En 1972 inició la larga serie de 
Daughters of England (Hijas de Inglaterra), bajo el pseudónimo de Philippa Carr.