lunes, 17 de noviembre de 2014

Reseña: La ciudad de la Reina - Shih Shu Ching

Resumen:
Tras ser secuestrada en su aldea de la China rural, Huang Deyun es trasladada a Hong Kong y vendida como prostituta. Sin embargo, gracias a las decisiones que adopta, acertadas en ocasiones, tortuosas en otras, sumado a varios golpes de suerte, consigue superar sus sinuosos comienzos y termina cosechando el éxito como una a caudalada terrateniente. Lo que sigue no es más que la historia épica de la familia de Huang bajo la sombra del colonialismo. Adam Smith, un oficial británico, vive una lucha encarnecida entre la seducción que emana de la belleza de Huang Deyun y el respeto por la decencia británica; Qu Yabing desprecia todo lo chino, a pesar de lo cual, se convierte en amante de Huang Deyun; la nuera de Huang Deyun, una devota cristiana, intenta redimir los pecados que cree que cometió Huang Deyun; y su nieta, la quintaesencia de la juventud de Hong Kong, le da la espalda a la tradición para dejarse seducir por los placeres de la metrópolis. En este relato que rompe con lo convencional, la aclamada autora taiwanesa, Shih Shu-ching captura en esta novela profusa en detalles, las tensiones sin precedentes que vivió un Hong Kong sumergido en una vertiginosa evolución.



Críticas y opiniones del libro:
1“Un recuento sensual de Madame Butterfly y El mundo de Suzie Wong. Este fascinante drama colonial de sexo y economía abarca desde los tiempos de la ocupación británica de Hong Kong hasta la antesala de su regreso a China. La ciudad de la reina está traducida con una exquisita brillantez y es de lectura obligada para los estudiosos del periodo postcolonial.” - Ping-hui Liao, Universidad nacional de Tsinghua, Taiwán 
2“Intrigante… la esencia de una colonia en plena transición.” - Library Journal
3 “Shih Shu-Ching nos deja el testimonio de una época que toca su fin, reflexionando sobre cuestiones como la raza, el género y el destino que complican profundamente la vida de la protagonista de la novela y de todos los residentes de Hong Kong.” - Sung-sheng Yvonne Chang, autora de “Literary Culture in Taiwan: Martial Law to market Law”

Mi opinión: me pareció una lección de historia china vendida como novela.

Me costó bastante encariñarme con los personajes, sobre todo con la protagonista,
 que si bien toma un papel preponderante en la mitad del libro, finalmente se va 

diluyendo entre tantos datos y anécdotas históricas, entre los personajes secundarios, entre el ir y venir de la narración del pasado al futuro y al presente. Aunque tiene estos saltos en el tiempo, la narrativa se entiende (después de haber leído 100 años de soledad es posible entender cualquier salto en el tiempo de cualquier novela)
Esta es una novela para conocer la historia de Hong Kong siendo colonia de Inglaterrra , la invasión de Japón y la anexión finalmente al gobierno chino. 
No hay demasiadas historias de amor grandes y elocuentes, la protagonista la conocemos siendo una niña de 13 años que es raptada para que sea educada para la prostitución, lo que la hace parecer distante y fría de los acontecimientos que van ocurriendo a su alrededor, ya que siendo una adolescente logra salvar el yugo de la prostitución, mostrándose como una mujer apasionada, ilógica, cambiante, inmadura. Su personalidad va madurando y  evolucionando  convirtiéndose en una mujer ambiciosa, poderosa, rica y casi sin escrúpulos dejando atrás su pasado como prostituta y también al parecer sus violentas y fuertes pasiones por los hombres, el sexo y el amor, todo lo anterior con el marco de la transformación de Hong Kong. Pareciera que la protagonista se nutre de estos cambios para lograr que los mismos estén a su favor amasando finalmente una gran fortuna. 
La historia es la protagonista de esta novela, mas que la vida de los personajes que van apareciendo y desapareciendo a través de la misma historia de Huang Deyun y sus descendientes.
Como novela histórica está muy bien escrita, con mucho detalle de cada una de las situaciones y cambios que sufrió Hong Kong entre 1842 y transferencia a China.
Un buen libro para quien disfrute con detalles, descripciones y eventos históricos. Para mi que esperaba una novela ambientada en cierta época histórica, no podría decir que me gustó demasiado. Creo que si se hubiera minimizados los eventos históricas, la historia de Huang Deyun no habría llevado muchos capítulos.Pero si, son los eventos  los que llevan a la transformación de la  protagonista a través de la novela. 
EL ritmo de la escritura es ágil, rápido y por ende a veces algo cansón para llevar sin perderse entre tantos hechos, fechas, eventos  y detalles, sin perder el hilo de la historia, que como ya dije salta de personaje en personaje tanto los principales como secundarios que abarcan  a veces mención en no más de 2 páginas.
 Interesante para conocer costumbres e historia de China, pero reconozco, que me gusta mas la lectura de un libro de Pearl S. Buck, es verdad que su visión es distinta, pero si tengo que elegir me quedó con la literatura mas clásica de la sra. Buck.
Debo decir que he leído historias ambientadas en China escritas por occidentales, pero aún no he leído novelas de Haruki Murakami  u otro autor, este es el primer libro de Shih Shu Ching que leo, y aún no he podido terminar el de la autora coreana Kyung-Sook Shin y su novela Por favor cuida bien de mamá, quien también escribe de una manera vertiginosa, entre recuerdos y saltos en el tiempo. 
Quizás si logro leer algo más de autores asiáticos podré ver diferencias o similitudes. 
Y por último recordar que un libro se lee con el corazón sin lógica y con sentimiento, te gusta o no, o quizás término medio... no soy crítica literaria y mi reseña es la sensación que me dejó el libro. Vale decir, mucha crudeza, mucha manipulación entre los personajes, mucha frialdad, muchos sentimientos, mucha soledad, mucha tristeza, pocos encuentros y muchos desencuentros... finales sin finales (se tiende mucho a "perder de vista" a un personaje que no tiene un final explícito, sino que desaparece entre conjeturas y sin un "raconto" para entender su salida de la novela) El libro muestra como es la  realidad (del actuar, pensar y sentir) a través de sus personajes, creo que por eso me dejó con un poco de gusto amargo al terminar de leerlo... finalmente concluyo que la cultura occidental de la oriental no difeiren mucho...existe el ying y el yang... lo bueno y lo oscuro de las personas sale a relucir y da lo mismo de donde sean (país, cultura, religión, raza, etc, el ser humano es íntrinsicamente muy parecido en todo lugar)

No superó mis expectativas. Puntuación 3/5
Para complementar un resumen de la transferencia de Hong Kong a China: