martes, 26 de diciembre de 2017

Reseña: El testamento de María - Colm Tóibín


Sinopsis:
En este relato sobrecogedor Colm Tóibín da voz a María, una mujer desgarrada que, tras la violenta muerte de Jesús, rememora los extraños y convulsos acontecimientos que le han tocado en suerte. Aquí quien habla no es virgen ni diosa, sino una madre judía, ciudadana de un extremo del imperio romano donde aún alientan ritos helénicos, convencida de que su hijo se ha dejado corromper por nefastas influencias políticas.

Sola y exiliada, nostálgica de su marido y de una época de calma y seguridad que de pronto quedó destruida por la implicación de Jesús en disturbios, aparentes sanaciones milagrosas y confabulaciones que acabaron con la crucifixión del hombre que había llevado en sus entrañas, María recuerda y habla.
Con extraordinario virtuosismo y admirable capacidad dramática, Colm Tóibín compone a lo largo de estas páginas un verdadero stabat mater contemporáneo, lleno de luz y dolor, un lamento que nace de la tradición y llega hasta nuestros días.


OPINIÓN PERSONAL:
Una historia que no imaginaba. 
Una historia que desmitifica totalmente a María, a Jesús, a los milagros, a los apóstoles, a la historia bíblica...
Una historia que no es religiosa ni busca moralizar, sino mas bien contar la historia desde la humanidad de María, no llega a ser blasfema pero tampoco es una lectura religiosa.
María  recuerda los días que precedieron a la crucifixión de su hijo, y narra en primera persona la historia  de ambos , María nunca habla de Jesús como tal, siempre se refiere a ´le como su hijo, tampoco nos habla que sea el hijo de Dios, ese Salvador tan esperado. Ella duda de todo y de todos… y nos hace dudar.
Sus protectores estan escribiendo su testamento y mientras ellos quieren poner palabras (conocidas por nosotros) en su boca, ella por su parte nos cuenta que las cosas no son como ellos quieren contarla, ella rememora los hechos de una forma que no es la que conocemos.
La novela que es muy corta, no habla del lamento de una madre que recuerda que su hijo está muerto y que no podrá cuidarla en su vejez, que lo añora, que se lamenta de haber sido cobarde, que recuerda con agonía que no estuvo con su hijo al momento de su muerte. Es una María culposa y  con remordimientos,  por haber huido para salvar su propia vida.

Hay algo de irreverencia en como el autor nos cuenta los hechos, pero también  humaniza a María y a su hijo  a quienes se venera como santa y Dios, nos hace ver que podría haber otro punto de vista en la historia que conocemos, porque finalmente la historia la escriben los hombres .

Me gustó la forma en que escribe Tóibín, la prosa es sencilla pero hermosa, narrada en primera persona transmite el sentir de María, la duda, el dolor, la emotividad y esta se traspasa a la lectura (la escena de la crucifixión me estrujo el corazón, se puede sentir el dolor y la aflicción).
Como madre me sentí algunas veces identificada con el amor que María sentía por su hijo, por sus miedos y temores. 

Una novela que hay que leer con la mente abierta para disfrutarla, hay que despojarse un poco de las creencias y los mitos,  soy católica y creo en Dios y en toda esa bonita fábula del hijo de Dios que vino a redimir al mundo de sus pecados, pero cuando tengo una historia como esta me pongo a meditar y pensar que tanto de verdad podría haber en la narración del escritor… 
Una lectura muy interesante, inteligente, emotiva y dolorosa.  Nos cuenta la vida de tantas madres María que hay en este mundo, que han sufrido la pérdida de un hijo por culpa de alguna causa o creencia de otros. 
No conocía a  Tóibín ni su obra escrita, y me parece interesante su forma de enfocar esta historia tan divinizada por los hombres... un autor del que tendré que volver a leer en algún momento, incluso quizás esta misma novela. 
Una novela muy recomendable. 

4,5/5
Publicar un comentario